12 febrero 2007

San Valentín, IV parte

Mucho se ha hablado de estos días acerca de la festividad del San Valentín pero nos hemos olvidado de sus orígenes. Hay varias teorías con respecto al origen de esta celebración. Según una leyenda, todo empezó durante el reinado del emperador romano Claudio II −Claudio El Cruel-, quien había prohibido la celebración de matrimonios. No obstante, un cura, llamado Valentín, desobedeció tal orden y fue sorprendido casando a una pareja de enamorados. Ellos consiguieron escapar, pero él fue llevado a prisión y ahí se enamoró de la hija de uno de los guardias −una joven que le visitaba a menudo−. Al parecer, mucha gente se acercaba a dejarle flores y ofrendas. Antes de ser ejecutado −un 14 de febrero−, él escribió una carta para su amada, y la firmó poniendo: "Con amor, de tu Valentín".
Aunque la leyenda es poco clara, la historia ciertamente destaca el atractivo del personaje: un hombre solidario, heroico y sobre todo romántico. No es de sorprender que en la Edad Media, San Valentín fuera uno de los santos más populares en Francia y el Reino Unido.
La tradición de mandar tarjetas de felicitación, poemas, flores y todo tipo de regalos en esa fecha data del siglo XVII en el Reino Unido. Al principio esto ocurría sólo entre amigos y era una rara ocasión para que los británicos expresaran sus emociones −en una época en la que los sentimientos estaban censurados−. La tarjeta de San Valentín más antigua que se conoce está expuesta en el Museo Británico de Londres.
Desde entonces, la celebración ha ido cambiando hasta convertirse en el día de los enamorados y se ha extendido a distintos países del mundo. Para muchas personas, como he podido comprobar a través de los comentarios de días anteriores, esta fiesta no tiene ningún sentido y no es más que una artimaña más para fomentar el consumo.
Podría considerarse como una oportunidad para brindar por el amor y por uno/a mismo/a. No resulta necesario hacer regalos o mandar tarjetas tan sólo porque es lo que toca. Basta con aprovechar la ocasión para demostrar nuestro amor a quienes queremos.
Si tienes pareja, seguramente ella −o él− agradecerá una muestra de cariño. Y si no quieres sumarte al consumismo desaforado y a la obligación de este día, no por eso pierdas la oportunidad de una cita romántica: negocia con tu pareja cuando queréis celebrarlo, busca un día de encuentro. Recuerda que romper la rutina es el mejor afrodisíaco.
Después de todo, esto es lo que puede hacer que cada día sea especial en tu vida y que el amor crezca. Entonces, ¿cómo piensas celebrarlo y cómo te gustaría celebrarlo? Y si no te gusta, no tienes que celebrarlo. Que no te coman el coco. Tú puedes elegir.

3 Comments:

Anonymous Felix Escribió³...

Soy del pensar de que estamos ante un día especial, no por el hecho de que todas las floristerias y joyerias nos lo vendan como tal, sino porque pienso que es un día para la reflexión. Reflexionar sobre la pareja que tenemos y la importancia del amor, mucho más allá del consumismo desmedido como símbolo de amor verdadero, para mi un beso sincero es mucho más importante y duradero que el mítico diamante. Evidentemente todos los días se debe demostrar ternura y amor a tu pareja, pero este día en concreto, quizás hacer un "esfuerzo" y hacerla sentir lo que verdaderamente es y muchas veces obviamos: "la persona más importante de nuestra vida" un apoyo fundamental y vital para el día a día. Así es que os animo a todos a tener un pequeñito detalle que sea diferente al de todos los días, algo que haga sentirse especial a la otra persona y que tenga, porque no, su recompensa una vez estemos juntos en la cama.
Un saludo

2:41 p. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

A mi me parece fenomenal aquellas parejas que celebran el día de los Enamorados, cada pareja es un mundo y no creo que se deba juzgar a nadie. En mi caso concreto, mi pareja y yo nunca hemos hecho nada especial para festejar este día, nosotros intentamos tener detalles en el día a día y si es algo inesperado, pues mucho mejor, como el mes pasado cuando mi chico me sorpendio con una comida en un restaurante que llevaba tiempo deseando ir y no tenia ni idea cuando me desperte esa mañana que horas mas tarde iba a disfrutar de una velada inolvidable. Lo importante para que una relación dure es se cuide como una planta, que no se olvide que hay que regar el amor, con mucho cariño y mimos e intentar vivir la vida (esto es para todo el mundo, sin pareja o con ella) como si fuera el ultimo dia de tu vida, es decir a TOPE y saber disfrutar de las pequeñas cositas tambien, que la vida es maravillosa pero pasa tan deprisa...

FELIZ SAN VALENTIN A TODOS!

3:14 p. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

De la misma manera que celebramos nuestro cumpleaños, el santo o la fecha de aniversario...porque no dedicarle un día al amor?
Estaría perfecto hacerlo el 14 de Febrero o cualquier otra fecha, cuando cada uno elija, pero es bonito pensar que si hay un día del padre o un día de la madre, tambien haya un día para los enamorados....
No estoy muy de acuerdo con lo que han fomentado los comercios, tartas en forma de corazón, ramos más caros y ostentosos para ese día, lencería roja de "san Valentin"..., eso quizás si que sería consumismo, pero al fin y al cabo, cada uno que obre como quiera y si desea hacer uno de esos regalos, enhorabuena al que lo recibe!
Os deseo un feliz día del amor a todos!

5:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home