03 febrero 2007

La Bulímia, la ansiedad por comer

Las llamadas bulimias son una auténtica pesadilla para muchas personas. Aparece de pronto un deseo irrefrenable por comer, que va aumentando progresivamente y ocupando todo el psiquismo, no cede y sólo se acaba con el atracón. Los atracones suelen ser de cosas dulces o de hidratos de carbono y aunque pueden ocurrir a cualquier hora, son más frecuentes por la noche.
Es importante reconocer qué es lo que pone en marcha esta conducta impulsiva por la comida. A veces es el resultado de llevar muchas horas sin ingerir alimento alguno, porque uno anda empeñado en llevar a cabo un régimen espartano de pérdida de peso: no se desayuna, apenas si se almuerza, nada de meriendas y cuando llega la noche la glucemia (el nivel de glucosa en sangre) está por los suelos lo que despierta un hambre voraz que arrasa con el frigorífico, el chocolate y la caja de galletas.
Otras veces es una frustración, el aburrimiento o la ansiedad lo que inicia el proceso. Puede parecer extraño pero cuando eso ocurre estamos repitiendo la pauta de conducta más antigua que cualquiera de nosotros hemos experimentado, pero que se nos olvidó y quedó en el inconsciente. La primera experiencia que uno tiene cuando viene al mundo es salir por un sitio muy estrecho, toparse con un foco de luz cegadora y romper en un llanto, con o sin azote previo. Tras esa primera frustración, tras esa primera angustia, llega siempre el pecho al que el bebé se abraza y del que mama, así acaba el llanto y vuelve la calma. Durante los primeros dos años, al menos, de nuestra vida la oralidad en forma de pecho, de biberón o de chupete será nuestro remedio a la angustia o a cualquier forma de frustración.
Para evitar el atracón es bueno de entrada comer al menos cinco veces al día y en pequeñas cantidades; detectar y enfrentar lo que nos angustia, mirarlo cara a cara, dejarnos sentirlo para intentar resolverlo o asumirlo; y, por si acaso, conviene tener el frigorífico repleto de fruta fresca y el armario vacío de galletas y chocolate. ¡Ah! se me olvidaba, y saber que la oralidad no es la única forma de calmar la ansiedad.

"Hay que desayunar como un Rey, almorzar como un Príncipe y cenar como un Vagabundo"

6 Comments:

Anonymous A.B.Torres Escribió³...

Lo que más me ha impresionado de el artículo de hoy, es la importancia que tiene el incosciente en nuestra conducta. La memoría construye una historia en el tiempo de nosotros mismos, que terminamos creyendo cierta y, sin embargo, de esa primera experiencia, tan importante, como es nuestra venida al mundo no queda nada grabado en ella. No deberíamos confiar tanto en los datos que la memoria nos facilita cuando queremos resolver el enigma de quienes somos realmente. De hecho, si por cualquier causa, perdemos la memoria, seguiríamos teniendo consciencia de ser. Supongo que esta "consciencia de ser" sería el dato más seguro que podemos manejar, para saber realmente algo de nosotros.. Nunca he tenido problemas de bulimia pero si he sentido angustía. Y la he sentido precisamente cuando me he preguntado quien era yo realmente. Me parecen importantes los consejos que nos da Prakash para enfrentarnos a la angustia. Detectar lo que nos angustia, mirarlo cara a cara, dejarlo sentirlo para intentar resolverlo o asumirlo. Por si a alguien le sirve de ayuda, cuando me he visto impotente para resolverlo, he dejado el asunto en manos de la Vida, me he integrando en Ella.

1:32 p. m.  
Anonymous Bárbara Escribió³...

Llego al trabajo y entre el repaso al mail aprovecho para leer tus reflexiones sobre "nosotros mismos", porque no somos todos y uno el que veo reflejado en étas líneas.

Me ayuda a mantener al día las sesiones de terapia a las que me llevaron una adicción como la que planteas en este tema... no creo que sea correcto en muchos casos llamarlo bulimia.. yo lo llamaría la adicción por miedo, porque puede ser a la comida, o las drogas, o la violencia.. o tantas otras cosas.. y el miedo, el miedo a ser nosotros mismos en esta sociedad que nos exige tanto...

A veces pienso que tal como se desarrolla ahora mismo la sociedad no se si vamos a aguantar, porque por un lado se enrarece y en estas circunstancias no todos tenemos los mecanismos para poder llevar una vida en la que estemos contentos con nosotros mismos, por eso considero que una educación en el respeto hacia otros y el respeto a tus mismas circunstancias es la única salida.. .

espero contar con esta claridad el día que tenga que educar a mis hijos (si vienen algún día), y que ellos mismos no tengan que pasar por experiencias así que aunque tb te hacen fuerte, te destruyen por momentos

Gracias por estas reflexiones, que nos ayudan a mantenernos cuerdos

2:41 p. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

Como tú nos dijiste una vez, recordando un brillante pensamiento de Jesús Quintero: "Media mitad del mundo se muere de hambre y la otra de colesterol".
Saludos.

3:36 p. m.  
Anonymous TCA Escribió³...

Sólo escribo para decir que aunque me parece interesante el blog, creo que la aproximación es demasiado simplista. Como especialista en Trastornos de Conducta Alimentaria, puedo decir que el problema tanto de Anorexia como de Bulimia es sumamente complejo. Obedece a problemas de expresión emocional. El principal problema con estos trastornos es la poca información que hay todavía al respecto y que a veces esa información es ambigua o confusa. Lo recomendable para alguien con este tipo de trastornos es que visite a un especialista lo antes posible, cuanto antes mejor.

5:45 p. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

Me ha encantado tu nuevo articulo. Felicidades de nuevo por tus sabias palabras.

Estoy de acuerdo con tea al decir que los transtornos alimentarios son muy complejos para poder tratar en un espacio reducido. Un tema como este, con el que nos bombardean a diario, en los medios de comunicacion, no merece la pena ser olvidado. Coincido contigo cuando dices que las personas que suelen caer en este transtorno son personas con baja autoestima, frustradas, u olvidadas.

Todos formamos papeles muy importantes alrededor de gente que no es lo suficientemente fuerte como para caer en esta enfermedad. Pero para eso estamos nosotros, para evitar que gente cercana sufra. Seguro que todos hemos tenido un/ conocido/a (y es que estas enfermedades se dan cada vez mas entre la poblacion masculina, a pesar de que el canon hasta entonces de persona que presentaba los sintomas de bulimia era una chica joven) que ha empezado a hacer una dieta espeluznante que no le permite comer ni las comidas diarias obligatorias.

Concienciemonos de que los transtornos alimentarios estan a la orden del dia, y que todos y cada uno de nosotros puede hacer siempre algo por alguien

8:28 p. m.  
Anonymous Ignacio Escribió³...

Agradezco tu nuevo artículo. Lo veo como una aproximación original a un trastorno muy grave y complejo (concuerdo con tca y un anónimo).
Por otra parte, me alegra tu vuelta, ya se te echaba de menos… ;)

8:29 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home