10 febrero 2007

San Valentín, II parte

Después de recibir una oleada de comentarios de lo mas diversos, me veo obligado a continuar con el tema y es que he de matizar determinados conceptos aunque con ello me lleve alguna que otra crítica, pero es lo que pienso ahora y al fin al cabo es una opinión más.
Amar es muy distinto a estar enamorado. El amor y el enamoramiento son sentimientos casi opuestos en algunos sentidos. Amas a quien conoces y te enamoras de quien aún es un desconocido. El enamoramiento es emoción pasional, mientras que el amor es sentimiento apacible. El enamoramiento tiene mucho de virtual, el amor es mucho más real. El enamoramiento es efímero, transitorio, mientras que el amor tiende a ser duradero y estable. El amor tiene vocación de eterno, el enamoramiento se cree eterno mientras dura.
Siento decirlo tan crudamente, pero el enamoramiento tiene algo de no fiable, de engañoso; mientras que el amor es pura verdad. El enamoramiento se parece a los fuegos artificiales, explosivos, espectaculares, estruendosos y brillantes. El amor es, sin embargo, como una noche estrellada: silenciosa y serena.
El enamoramiento suele ser la primera etapa en la relación de pareja, y sólo a veces se pasa a la segunda fase. Hay personas que se enamoran fácilmente, pero nunca llegan a amar. Como el enamoramiento es siempre transitorio, van pasando de una relación a otra, van de enamoramiento en enamoramiento. Como en aquella canción que decía algo así como si me enamoro, me desenamoraré para tener la alegría de enamorarme otra vez. Quien así habla está fascinado por los fuegos artificiales, que sin duda son maravillosos, pero no ha sido capaz aún de descubrir la belleza de una noche estrellada de luna nueva.
Para amar hay que salir de uno mismo, conocer y querer a un otro real, cargado de virtudes y de defectos. Para estar enamorado no es necesario todo eso, es mucho más fácil, ni siquiera hay que salir del yo.

5 Comments:

Anonymous A.B.Torres Escribió³...

Muy interesantes las metáforas para diferenciar el amor del enamoramiento. Sin embargo, no estoy de acuerdo en que este último sea, por espontáneo y de corta duración, despreciable. Es un sentimiento más en la amplia gama que puede experimentar un ser humano. También los sueños pertenecen a un ámbito diferente de lo que llamamos realidad, pero no por eso los despreciamos tachándolos de mentira, pues ¿qué sería la vida sin sueños? ¿Y quién no disfruta de unos fuegos artificiales, precisamente porque no se ven (ni se tolerarían sin provocar hastío) todas las noches? Opino que no es más virtuoso el que ama después de estar enamorado, sino simplemente afortunado... Gracias por este blog que invita a reflexionar sobre el amor, sentimiento indescriptible.

2:37 p. m.  
Anonymous Mar Escribió³...

Entre estar enamorado y amar de verdad yo me quedo ahora con lo primero porque realmente la sensación es maravillosa, y aunque cualquier problema con el objeto de nuestro enamoramiento nos puede sumir en un estado de desesperación, las reconciliaciones son... maravillosas. Lo de amar es mucho más complicado hoy en día, sobre todo pasada la treintena. Además, estar enamorado te hace retroceder en el tiempo y volver a los primeros años, en otras palabras, rejuveneces, mientras que amar con tranquilidad y sosiego... parece que ya estás empezando a envejecer con tu amado y que ya estás con él a un pié de la tumba.

3:03 p. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

¿Se puede no haber amado en 23 años? ¿Y no haber estado enamorada? Lo que hasta ahora creía que eran enamoramientos (tal y como los define usted), son apenas tan fugaces que se quedan en enamora... y miento si no les pongo un final de más de un mes, ¡o incluso días! Es que mi inoportuna capacidad de idealización del individuo da al traste con el consecuente proceso de intimar y conocer profundamente al susodicho. Cortocircuitan y el enamoramiento se evapora, se esfuma. Quizás sea producto de mi desafortunada búsqueda de independencia (emocial).

3:38 p. m.  
Anonymous Sa Escribió³...

Hola de nuevo tras haber leido la segunda parte de especial San Valentin (felicidades por tu articulo en el especial San Valentin del Faro de Ceuta). Coincido con a.b.torres cuando comenta lo interesante de las metaforas para diferenciar el amor del enamoramiento. Es una gran creacion literaria, de eso no hay duda. Aunque no por ello dejo de pensar como opine ayer. Sigo pensando que una cosa no quita la otra, y que, (cuidado: siempre hablo de mi misma como referente; no quisiera entrar en debate acerca de la forma de sentir el amor o enamoramiento de otras parejas) sigo creyendo que hay momentos de enamoramiento que son esos fuegos artificiales que tu nos comentas, seguidos del amor verdadero, tan sereno y placentero, como contemplar una noche de luna llena.

Bien es cierto que, como tu dices, no soy mas que una persona mas que opina. Asi que te invito a seguir creando temas que creen debates. Es interesante leer opiniones de toda indole. Te felicito de nuevo por tu articulo!

5:42 p. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

...y he aprovechado para hacerle una sugerencia después de leída su reflexión sobre amor VS enamoramiento y sinceramente haberme quedado con un saborcillo extraño, y ¿ si le pone a esta reflexión una variante más...? el miedo/inseguridad que provoca el compromiso esa sensación que empiezas a tener de no independencia que no de dependencia, ¿se deben reflexionar los sentimientos propios? ¿el corazón es un estúpido y la cabeza una tirana? ¿ en el amor ( que no en el enamoramiento) hay una buena dosis de negociación? y si se negocia ¿ pasa a no ser un sentimiento propiamente dicho? , no sé que pasaba por aqui y se me ha ocurrido
Saludos

6:37 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home