12 diciembre 2006

Somos diferentes

Hombres y mujeres somos diferentes, la diferencia es biológica y se extiende a lo psicológico y lo social. Somos bio-psico-socialmente distintos. Huelga decir que somos o deberíamos ser idénticos en dignidad, en derechos y en deberes.
Por lo pronto en todas y cada una de los billones de células que componen nuestro organismo existe una diferencia básica: las mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que los hombres tienen uno X y otro Y. Por cierto, el cromosoma Y es más pequeño que el X, parece un X al que se le han cortado unos trocitos. Pronto sabremos cuantos miles de genes diferencian al cromosoma X del Y, pero hoy ya podemos decir que somos genéticamente diferentes y esto va a determinar a su vez otras muchas diferencias.
Los hombres tienen testículos y las mujeres ovarios, lo cual nos hace hormonalmente distintos. El papel que desempeñan las hormonas es amplísimo, son responsables de los caracteres sexuales, es decir determinan la forma y el desarrollo de los genitales externos, de los pechos, de la masa muscular o la distribución de las grasas por todo el cuerpo. Pero también influyen en el comportamiento y en el estado de ánimo, sólo hay que pensar en los cambios que experimenta la mujer en su manera de sentirse cada mes en función de la cercanía o lejanía de la regla.
Nuestros cromosomas son distintos, nuestras gónadas son distintas, nuestras hormonas son distintas, nuestros genitales son distintos, nuestros cuerpos son distintos y… por si fuera poco, nuestros cerebros también son distintos. Sabemos que zonas cerebrales como el hipotálamo o la hipófisis tienen una fisiología distinta según el sexo, sabemos que en las mujeres hay más conexiones entre los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo e incluso se podría decir si un cerebro es femenino o masculino mirando a microscopio determinadas zonas cerebrales.
Las diferencias en el nivel anatómico y fisiológico han de tener repercusión en el siguiente nivel, el nivel psicológico. Si somos anatómica y fisiológicamente distintos seremos también psicológicamente distintos ¿Y eso por qué? Porque somos biología y no espíritus puros, sencillamente porque no somos ángeles, aunque algunos y algunas ciertamente lo parezcan.
Para el próximo post, comentaré las diferencias individuales, ¿quién es más listo? ¿verdades o tópicos?, ya lo discutiremos...

2 Comments:

Anonymous Angel Escribió³...

Estimado Dr., en mi opinión, "díste en el clavo", al recoger en este artículo, parte sustancial de lo que la ciencia sabe y va descubriendo, en cuanto a las diferencias entre mujer y hombre.

Creo que salvo en aspectos, superficiales, como la fuerza física (que es lo que nos ha hecho imponernos a ellas durante tantos siglos) son, superiores, en casi todo lo demás. Creo que a algunas o a muchas, no lo sé bien, las falta autoconciencia de esa superioridad y, erróneamente, en mi opinión, quieren "igualarse" a nuestros defectos......... y se "desfeminizan" perdiendo, parte o mucho, de su inefable e ignoto, para nosotros, encanto que tanto necesitamos para no acabar demasiado "locos".

3:44 p. m.  
Anonymous A.B.Torres Escribió³...

Muy bien por Prakash y por Ángel, cuyo comentario me ha gustado mucho. Soy mujer y estoy orgullosa de las batallas que hemos ido ganando a favor de nuestra dignidad. El camino ha sido difícil, y creo, que hemos llegado a un punto, en el que tenemos que pararnos a reflexionar sobre lo que de verdad queremos las mujeres. ¿Ser igual que los hombres? o ¿Poder ser como nosotras somos? Porque, a lo mejor, si insistimos en ser igual que los hombres, vamos a notar todos un vacio muy grande en la Vida.

6:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home