22 octubre 2006

Autoestima

Es un término muy utilizado, 'muy trillado', al que se le otorga una importancia capital en algunos modelos de la Psicología. Si posees una buena autoestima tienes prácticamente asegurada una buena salud psíquica, excepto si eres un megalomaníaco, que entonces tienes un yo tan grande que no te cabe e invades el espacio de los demás. Tener autoestima es tener buen concepto de uno mismo, quererse. Pero es algo más.
La persona con buena autoestima conoce y valora sus cualidades positivas, pero sabe percibir y aceptar también sus limitaciones. Tiene confianza en sí mismo, en su capacidad para resolver sus problemas, es capaz de escucharse y de tener en cuenta sus pensamientos y sus sentimientos, se guía por su propio juicio y no se siente culpable cuando otros no coinciden con él. No utiliza máscaras, no intenta parecer lo que no es, vive en la autenticidad sin dobleces, sin doble vida. No se cree ni superior ni inferior, sencillamente porque no se compara, se siente con la misma dignidad que cualquier otra persona. Vive fundamentalmente en el presente, sin nostalgias, sin ocuparse demasiado en lo que ocurrió en el pasado ni preocupándose de lo que pueda ocurrir en el futuro. Es consciente de sus logros y encuentra gusto en las pequeñas cosas. Se siente a gusto dentro de su piel, quiere ser el mismo y cree que tiene motivos para sentirse orgulloso de sí. Tiene un sistema de valores bien establecido y vive en consonancia con ellos, pero al mismo tiempo se siente lo suficientemente seguro como para modificarlos si nuevas experiencias apuntan en otra línea. Está abierto al cambio y dispuesto a mejorar sus aristas caracterológicas. Se siente valioso para otras personas, al menos para las de su entorno más cercano. Por si fuera poco, a menudo percibe que está a la altura de las circunstancias y cuando no lo está sabe comprenderse y perdonarse... Hay que reconocer que si uno se siente así, si no se siente feliz debe sentirse muy satisfecho y sólo nos resta felicitarle.
La autoestima es una dimensión que fluctúa y pocos suscribirán al cien por cien lo anterior. Si al leerlo te sitúas en la zona baja o muy baja, probablemente te sientas con frecuencia irritable, irascible y con un sentido muy negativo no sólo de ti mismo, sino también del mundo, de los demás y del futuro. Tienes que saber que ese estado puede modificarse, que puedes salir de él ayudándote y siendo ayudado. Otro día seguimos.

5 Comments:

Anonymous Angel Escribió³...

Me parece que la definición que haces de autoestima --en todo el gran segundo párrafo del artículo-- podría servir tambien para equilibrio, madurez, adultez, sensatez, capacidad de ser feliz... y términos similares; queda, por tanto, para mí, poco definida.
Que "la autoestima es una dimensión que fluctúa" tampoco creo que añade nada diferencial a otras dimensiones psíquicas ("dimensión", por otra parte, es un término confuso en el contexto que lo utilizas, tambien lo es "fluctúa").
Espero que tu autoestima te permita no sentirte herido por este comentario que es bien intencionado y sincero, aunque sea o te resulte erróneo. Abrazos.

6:50 p. m.  
Anonymous Belen Escribió³...

Creer en uno mismo, pensar por uno mismo, sentirse con la dignidad de cualquier otra persona, es importante para hacer frente a la vida. Pero, tan importante es saber también que en ocasiones necesitamos ayuda. La Vida no es fácil y, tampoco lo sabemos todo de ella. Hay acontecimientos que nos sorprenden, que no sabemos como hacerles frente y se teme entonces muchas cosas, se teme perderlo todo, incluso la dignidad y, si perdemos la dignidad, entonces si que nos perdemos de verdad. Porque la dignidad no es, otra cosa, que se fiel a nosotros mismos. Los valores y los ideales son nuestra fuerza, los valores y las personas que nos protegen y nos ayudan a salir de situaciones difíciles, sin haber perdido nada de ti mismo en el camino. GRACIAS.

7:07 p. m.  
Anonymous SARAY Escribió³...

¿Que una persona se pueda sentir superior e inferior al mismo tiempo???
Yo creo que es muy fácil quedarse pillado en esa pregunta, porque en mi opinión es incompleta: ¿superior a quién? ¿inferior a quién? E igualmente importante, ¿superior o inferior en qué?
Yo me puedo sentir moralmente superior a Bin Laden o a Bush, y a la vez moralmente inferior a Ghandi o a Teresa de Calcuta.
O me puedo sentir moralmente superior a Bin Laden, y a la vez económicamente inferior a él.
Por lo demás, me sigue quedando la duda de qué es realmente la autoestima. Llego (eureka!) hasta que es auto-estima, o sea, la estima en que se tiene a uno mismo. Tal y como la entiendo, viene a ser lo que nos gustamos a nosotros mismos. Nos podemos gustar mucho o poco, o a medias (o en niveles, por altos o por bajos, extremos de insanidad). Y mucho en unos contextos, y poco en otros. Y mucho unos períodos, y poco en otros. No me cabe la menor duda de que, como dice el jefe, la autoestima fluctúa.
Lo que no sé, así que reboto la pregunta, es si la autoestima requiere de comparación con los demás o no. No estoy seguro.

7:01 p. m.  
Anonymous Erika Escribió³...

Bueno yo soy mexicna y algun dia me espera un doctorado en España, y cuando busco articulos mi destino me enlaza con articulos que cuando empiezo a leer sin ver la pagina ya se que estoy en España.
Ahora bien el comentario sobre tu articulo me parece que tienes razon con respecto a la autoestima sirempre se preocupa por me quiero no me quiero, ser o no ser, en que momento de nuestra vida complicada podremos dejara de preguntarnos a que o a cual cosa pertenecemos, ya que en los ultimos en los pensamos es en nosotros mismos, siempre buscamos pertenecer o etiquetar cuando lo que no sabemos es vivir el presente como en otro de tus articulos lo aprendi.
Soy mujer de 46 años y de los articulos me agrada la facilidad con la que escribes y lo digeribles que son, son claros y bastante comprensibles aprte de lo dicharachero que escribes pues complementa mejor.
Hasta pronto.

12:16 p. m.  
Anonymous Torres Escribió³...

¿Que una persona se pueda sentir superior e inferior al mismo tiempo???
Saray, creo que la trampa de esta pregunta está cuando nos la hacemos a cada uno de nosotros, como individuos. Podríamos contestarla así: El ser humano es el mismo que derriba las torres gemelas(Bin Laden) y el mismo que lucha contra la violencia y el derramamiento de sangre (Gandhi).

12:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home