17 junio 2007

El amor, es el camino ...

No hay acción sin motivo, y, si lo pensamos detenidamente, sólo hay tres motivaciones que mueven nuestra voluntad para llevar a cabo cualquier proyecto: el bien propio, el bien ajeno y, aunque parezca mentira, el mal ajeno.

Hay personas desgraciadas en las que anida el odio y la envidia, que gozan con el mal ajeno y son capaces de promoverlo intencionadamente. Por fortuna no son mayoría. La mayoría de los seres humanos funcionan buscando el propio bien, aunque eso pueda perjudicar a otros. Es la ley de la selva. Gran parte de nuestras acciones están guiadas por los propios intereses, son en un sentido amplio egoístas. Con el crecimiento y el desarrollo éticos, las personas van modificando su motivación y es el bien de los suyos, de los cercanos, de los próximos, lo que se convierte en motor de sus acciones. Pero hay, gracias a Dios, algunos seres en los que habita una auténtica espiritualidad, el prójimo entonces es cualquier ser humano y aliviar su dolor es el sentido de sus vidas. En ellos impera la ley del amor.

Las grandes corrientes de espiritualidad y las grandes religiones coinciden en señalar que el amor es el camino y la meta, el comienzo y el fin, la razón de todo. El amor mueve el Sol y las estrellas, aseguraba el Dante; el amor es el arquitecto del Universo, decía Hesíodo; y el viejo Platón aseguraba que el amor era el principio de toda actividad y llenaba con su presencia el universo entero, moviendo sus resortes. Cuando nada existía, existía el amor; y cuando nada quede quedará el amor, porque el amor es lo primero y lo último; porque entre lo que existe y lo que no existe, existe un espacio que es el amor.

Pero el amor tiene muchas formas y llamamos a todas ellas por el mismo nombre, por eso es tan difícil definirlo. La mayoría de las veces, cuando hablamos del amor lo asociamos a una relación con un Tú: la pareja, el hijo, la madre, el amigo. El amor es entonces la necesidad de salir de uno mismo, el abandono del Yo para buscar un Tú y vivir un Nosotros. El amor es olvido del yo, es darse, es encontrar en la felicidad del otro la propia felicidad...

Pero, ya me callo, porque el amor es en última instancia inefable y no hay palabras para captarlo, es por diáfano fugitivo. El alma ha de callar lo que siente ya siente lo que calla, solo al buscar palabras para definir el amor, ya es falso y elocuente.

3 Comments:

Anonymous Anónimo Escribió³...

Perdí el amor en la vida
y por ello hubiera muerto
a no ser que,
ante tanto desconcierto,
sentí el amor por mi hija.
Ella me lo ha devuelto,
y por ella yo estoy viva,
nada hubiera sido cierto
más que la muerte en mi vida.
Si no fuera porque enfermo
de triste melancolía
nunca nunca pensaría
en quitarle a quien yo amo
esta vida que no es mía
De hacerlo no me daría
y en vez de amar heriría.

8:48 a. m.  
Anonymous Mar Escribió³...

Pocas veces, me he preguntado ¿qué es el Amor?, si, en cambio, le siento siempre, de diferentes maneras, pero siempre le siento. El Amor tira de mi, está presente en los recuerdos, en los sueños, en la Vida. Para Ser necesito Amar, necesito realizarme a través del Amor, no me encuentro a mi misma si no tengo algo cercano a quien Amar. Creo que nunca ha sido necesario que nadie me enseñara a Amar. Es fácil para mí sentir empatía, especialmente por los que sufren, siento espeial debilidad por los niños. No necesito la Ética ni los Mandamientos para Amar. Amar por obligación es no haber comprendido a Dios. El Amor es esencia, es Ser. Del Amor venimos y al Amor volveremos, unidos para siempre, en una fusión perfecta entre nosotros y el Todo, sin límites ni fronteras.

4:46 p. m.  
Anonymous Méxicana Escribió³...

Hola;
Me gusto mucho el párrafo el abandono del Yo para buscar un Tú y vivir un Nosotros. El amor es olvido del yo, es darse, es encontrar en la felicidad del otro la propia felicidad.
Estoy de acuerdo de que ese sentimiento te mueve a realizar una infinidad de cosas. Ya sean para “bien” y para “mal” bueno esto también depende del significado que cada uno le damos como persona ha estas palabras es otro tema a tratar. (Como sugerencia)

Yo pienso que el amor es una enfermedad en el buen sentido de la palabra este sentimiento es el que te causa esa ambivalencia la cuál te confunde mucho al sentir odio y amor hacía una misma persona es el que te mueve a realizar actos que poco después se convierten en un debate con tu yo y ello toda una lucha campal es el que te genera sentimientos encontrados al mismo tiempo en el mismo momento y eso es lo que lo hace inexplicable.

Y esto aplica en amor hacía padres, hijos, amigos, parejas, incluso en ocasiones al Dios en el que cada uno cree etc.
Sin embargo es tan fuerte que te mantiene ahí.

2:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home