29 mayo 2006

El valor de juzgar y comprender


Cuando veas a un hombre bueno, imítalo. Cuando veas a un hombre malo, examina tu corazón. Esta máxima es de Confucio, tiene por lo tanto dos mil quinientos años, y sigue siendo igual de sabia y de necesaria hoy que hace veinticinco siglos. Es una invitación a la comprensión y una llamada contra el enjuiciamiento. Si comprendiéramos más y juzgáramos menos nos iría mejor en nuestras vidas. Y si el precepto fuera aplicado a la psicología social, el mundo sería un lugar más amable donde no haría falta "la alianza de las civilizaciones".

Quinientos años después de Confucio, Jesús de Nazaret se puso junto a una mujer a la que iban a lapidar y dijo a la masa exaltada: "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra". Confucio y Jesús proponen lo mismo, que guardemos el dedo acusador y nos miremos por dentro.

Se ve que no hemos cambiado mucho en estos veinte siglos. Incluso seguimos lapidando a mujeres, en algunos lugares literalmente y en otros de manera más sofisticada. Y en nuestra vida cotidiana, en la tuya y en la mía, ¿cuántos juicios enunciamos al día? sobre ese compañero de trabajo, sobre la vecina del quinto o sobre la novia de nuestro hijo. Todos llevamos dentro un juez implacable que emite sentencias inapelables. Enjuiciar se nos da muy bien, pero comprender es más difícil y se nos da fatal.

Para comprender hay que ver con los ojos del otro, ponernos en su lugar para mirar desde allí. La comprensión nos hace más tolerantes porque nos damos cuenta que nosotros mismos podríamos tener los mismos defectos que detectamos en los demás o haber cometido los mismos errores si hubiésemos vivido idénticas circunstancias. Si somos humanos, nada, absolutamente nada de lo humano nos es ajeno.

1 Comments:

Blogger adan Escribió³...

Que ciertas son estas palabras, creo que mi buen amigo tiene toda la razón. Quizá se deba al ego del ser humano, aquel que todos hemos demostrado alguna vez en nuestras vidas y que nunca estamos exentos de volver recaer, ese ego que mostramos cada vez que decimos:"¡vamos a acabar con el planeta!" o ese que hacemos denotar cada vez que pensamos: "Somos únicos en el universo". Nosotros no acabaremos con el planeta, no somos tan poderosos, será el globo terraqueo el que, cansado de nosotros, se sacudirá como un perro mojado. En fin, no queriendo salir más del tema principal quiero decir que estoy un poco hastiado de aquellas personas que juzgan a los demás y que, aun peor, son capaces de levantar falsas calumnias.
Y si analizamos lo que escribo, en estas lineas, ya estoy cayendo en esa enfermedad de la que hablamos..jajaja!.

Asi que para no pecar más me callo y me quedo con una frase escrita por mi gran amigo: "Si comprendiéramos más y juzgáramos menos nos iría mejor en nuestras vidas".


P.D.: Prakash disfruto mucho en este rinconcito con el que nos deleitas con estos temas tan interesantes...sigue así, por favor!. FELICIDADES!

12:11 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home