11 mayo 2006

La Autocompasión


Seguro que todos nos hemos dicho a nosotros mismos, en mayor o menor número de ocasiones, aquello de "¡Qué desgracia, ¿por que me ha ocurrido esto precisamente a mí?". "¡Qué mala suerte tengo, siempre me sale todo mal!".
Estas y otras quejas similares contienen una gama completa de sentimientos como el enfado, la ira, la desesperación, la resignación y la auto-compasión.
Cuando nos encontramos en situaciones en las que se produce una desgracia o una torpeza no podemos esperar siempre que los demás nos comprendan; de ahí que sea comprensible que en situaciones difíciles nos compadezcamos de nosotros mismos. Lo que ocurre es que hay personas que se exceden en su auto-compasión y eso hace que acaben sumidas en un estado de desesperanza, producida por la percepción constante de su incapacidad. Uno se siente perdedor y no puede dejar de perder.

La reacción ante todo lo que le perjudica en la vida se puede concentrar en la queja: "¿Qué he hecho yo para merecer esto?". En la mayoría de las ocasiones la respuesta sería que lo ha logrado debido a su pasividad, su resignación, su forma de pensar negativamente y por su fatal tendencia a centrarse en sí mismo. También suele darse en este tipo de personas la tendencia a culpar al destino o a otras personas sobre las cosas que no han ido bien.
Las personas que constantemente se autocompadecen están convencidas de que son las únicas que sufren los sinsabores de la vida, que su destino nunca les deparará nada bueno y, ante la mínima dificultad o contrariedad, reaccionan con toda una serie de quejas y lamentaciones.
Es lo que se conoce, en términos psicológicos, como "abstracción selectiva". Por poner un ejemplo clarificador, imagine que su campo visual (todo lo que usted ve cuando mira hacia el frente) está formado tanto por los acontecimientos positivos como negativos de todo tipo que le suceden durante un día. La persona que se autocompadece, o la persona depresiva, ve únicamente una pequeña porción de esa realidad que es su vida cotidiana y que, además, está repleta de hechos negativos. Es decir, inconscientemente deja de percibir que en su vida suceden un montón de hechos positivos porque su atención está exclusivamente centrada en aquellos sucesos que confirman su incompetencia.
La tarea del psicólogo consistirá en hacer que la persona vaya abriendo poco a poco ese campo visual, permitiendo así que pueda percibir los aspectos positivos que le suceden en el día a día. Es indiscutible que algunas personas tienen más suerte o desgracias que otras, así como que no existe nadie a quien le ocurran exclusivamente venturas o desventuras. Nuestro destino no está escrito en las estrellas ni es producto de la casualidad, sino que se basa en nuestra predisposición y nuestro carácter. “El hombre es el arquitecto de su propio destino”.
Tender a compadecerse excesivamente de sí mismo agota y debilita; socava la confianza en uno mismo, desanima, aisla y, provoca que los demás le eviten. Además, acaba convirtiéndose en una costumbre y la persona entrará dentro de un círculo vicioso del cual será muy difícil salir sin ayuda profesional.
Los profesionales pueden ayudar a este tipo de personas haciéndoles que se den cuenta por sí mismas de que su actitud de lamentación es precisamente el origen de su desgracia. El centrarse menos en uno mismo permite darse cuenta de que a los demás les ocurre lo mismo.
A través de la intervención del psicólogo, la persona deberá hacerse dueña de su futuro y moldearlo conscientemente y, a partir de ahí, estará en su poder decidir si acepta los reveses que le da la vida con pasividad o si se enfrenta a ellos con la fuerza de su reflexión.

5 Comments:

Anonymous Anónimo Escribió³...

eXCELENTE, gracias, justo lo que en mi vida sucede, gracias por el articulo y actuar positivamente

2:28 a. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

eXCELENTE, gracias, justo lo que en mi vida sucede, gracias por el articulo y actuar positivamente

2:28 a. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

eXCELENTE, gracias, justo lo que en mi vida sucede, gracias por el articulo y actuar positivamente

2:29 a. m.  
Anonymous Anónimo Escribió³...

eXCELENTE, gracias, justo lo que en mi vida sucede, gracias por el articulo y actuar positivamente

2:29 a. m.  
Anonymous Carmen Ramirez Escribió³...

Muchas gracias, me he encontrado este blog y esta excelente.
Justo por el proceso que estoy pasando
Dios los bendiga

2:49 a. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home